<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> Como Asegurar su Futuro Pagando Menos Impuestos

 

¿UN FUTURO ESTABLE PAGANDO MENOS IMPUESTOS?

A lo largo de nuestra vida debemos hacer frente a diferentes circunstancias que nos hacen reflexionar sobre nuestro futuro:

La única respuesta válida a estos interrogantes viene de la mano de los sistemas de previsión, una alternativa de absoluta garantía ofrecida por las Entidades de Seguros, que nos permite vivir más tranquilos.

 

SEGUROS DE VIDA

FALLECIMENTO

SUPERVIVENCIA
En sus diferentes modalidades garantizan la percepción de un capital en caso de que el asegurado fallezca. También se les conoce como Seguros de Riesgo

También denominados Seguros de Ahorro o Planes de Jubilación. Permiten recibir un capital o una renta a partir de una fecha establecida, siempre que el asegurado sobreviva.

Además se pueden contratar seguros de vida que combinen ambas contingencias haciendo frente de manera flexible al riesgo de FALLECIMIENTO o bien constituir un capital en caso de SUPERVIVENCIA, en función de las necesidades de cada persona

PLANES DE PREVISIÓN ASEGURADO

En caso de no percibir la prestación hasta el momento de la jubilación, el seguro se denomina Plan de Previsión Asegurado, contando en este caso, con ventajas fiscales adicionales.

Este sistema de previsión, además de ajustarse a nuestras necesidades, goza de unas excepcionales ventajas fiscales que nos permiten reducir el pago de Impuestos (Según la legislación vigente), especialmente en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y en el Impuesto sobre Sucesiones a través de la exención de los rendimientos generados y reducciones en la base imponible.

El Seguro de Vida, en sus distintas modalidades, es una garantía de protección a la familia y una forma de asegurarnos unos ingresos para toda la vida.

Los Planes de Previsión Asegurados y los Planes de Pensiones son otras alternativas que nos permitirán resolver favorablemente las preguntas que nos hemos hecho sobre nuestro futuro y el de nuestra familia.

PLANES DE PREVISIÓN ASEGURADOS
Garantizan, mediante el aseguramiento de un tipo de interés, la percepción de un capital o una renta en el momento de la jubilación, a la vez que dan cobertura tanto al fallecimiento como a la invalidez si algo nos ocurriera.
Además. al garantizar la rentabilidad, nuestro ahorro estará siempre a salvo de las variaciones en los mercados financieros.
Son por tanto Seguros que complementan las pensiones de la Seguridad Social.


PLANES DE PENSIONES
Son instrumentos que, mediante la capitalización de las aportaciones realizadas, complementan las pensiones de la Seguridad Social. Pueden ser:

Además, ambos productos ofrecen unas extraordinarias ventajas fiscales determinadas por Ley que nos permitirán pagar menos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) (*).

Así, en función de los ingresos que tengamos y de las aportaciones que hayamos realizado, se pueden conseguir importantes ahorros fiscales.

Base Imponible I.R.PF. por rendimientos netos
Reducción de Base Imponible por Aportaciones Realizadas
Ahorro de Impuesto
% de ahorro sobre aportaciones
18.000
8.000
1.920
24%
30.000
8.000
2.240
28%
42.000
8.000
2.960
37%
54.000
8.000
3.216
40.2%
78.000
8.000
3.600
45%

Las prestaciones tienen la consideración de rendimientos del trabajo y su tratamiento fiscal depende de la forma en que se perciban:

Adicionalmente, en ambos casos, al tratarse de rendimientos del trabajo nos beneficiaremos de una reducción de hasta 3.500 €.

Cada persona, en función de sus circunstancias familiares y económicas, debe decidir cuál o cuáles de los sistemas citados le permitirán disponer de un futuro estable pagando menos impuestos.

 

VENTAJAS FISCALES EN LOS SEGUROS DE VIDA


Durante la vigencia del contrato debemos saber que los rendimientos que los Seguros de Vida vayan generando no pagarán impuestos mientras no se reciba la prestación.

Al recibir las prestaciones, nos podemos acoger a una serie de reducciones tanto en el IRPF como en otros impuestos.

 

PRESTACIONES PARA EL CASO DE FALLECIMIENTO

Si la prestación se recibe en forma de capital como consecuencia del fallecimiento del asegurado, los beneficiarios deberán presentar declaración del Impuesto sobre Sucesiones pudiéndose acoger a importantes reducciones de la base imponible, indicadas en el siguiente cuadro:

REDUCCIONES EN LA BASE IMPONIBLE DEL IMPUESTO

  • Si el beneficiario es un hijo menor de 21 años, la reducción podría llegar hasta 47.858,59 €.
  • Si el beneficiario es cónyuge, ascendiente o hijo de 21 años o más, la reducción sería 15.956,87 €
  • Independientemente de las reducciones anteriores, se aplicará otra del 100% de las cantidades percibidas por un seguro de vida con el limite de 9.195,49 € cuando el beneficiario sea el cónyuge, ascendiente o descendiente del contratante fallecido. La reducción será del 100% sin límite, cualquiera que sea el beneficiario, si el fallecimiento se produjera a consecuencia de terrorismo o misiones humanitarias internacionales.
  • Si el beneficiario tiene alguna minusvalia tendrá derecho además a otra reducción en función del grado de discapacidad:
    • Si es igual o superior al 33% e inferior al 65% 47.858,59 €.
    • Sí es superior al 65% 150.253,03 €.

Si la prestación se percibe en forma de renta, el importe se podrá fraccionar en el número de años en que se perciba la renta si ésta es temporal o en 15 años si la renta es vitalicia.


PRESTACIONES PARA EL CASO DE INVALIDEZ


Si la prestación se recibe en forma de capital como consecuencia de la Invalidez del asegurado, éste deberá presentar declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas como rendimientos del capital mobiliario, si bien nos podemos acoger a las siguientes reducciones:

  • Reducción de rendimientos generados por indemnizaciones percibidas en forma de capital cuando el grado de invalidez sea inferior al 65% .................40%
  • Reducción de rendimientos generados por indemnizaciones percibidas en forma de capital cuando el grado de invalidez sea igual o superior al 65%................... 75%
  • Si el contrato se ha concertado con más de 8 años de antigüedad y el período medio de permanencia de las primas ha sido superior a 4 años la reducción es ...................75%

 


PRESTACIONES PARA EL CASO DE SUPERVIVENCIA

En el caso de que la prestación la reciba el propio contratante, es decir, para seguros de Supervivencia, tributará por el IRPF, si bien nos podemos beneficiar de una serie de reducciones.

Estas prestaciones tienen la consideración de rendimientos de capital mobiliario y las reducciones que se aplican dependerán de la forma en que decidamos percibirlas, como una renta o como un capital.

PRESTACIONES EN FORMA DE RENTA:

TEMPORAL

Si la renta es temporal el porcentaje de cada anualidad exento de tributar dependerá de la duración de la renta:

VITALICIA

Si la renta es vitalicia (a percibir durante toda la vida del beneficiario) el porcentaje de la anualidad exento de tributar dependerá de la edad que se tenga en el momento de empezar a percibirla, según la siguiente escala:

En ambos casos, si la renta se percibe transcurrido un plazo desde el pago de primas (rentas diferidas) la rentabilidad generada desde que se contrató se repartirá en los años en que se perciba dicha renta (10 como máximo) evitando de esta forma que el rendimiento obtenido tribute en un solo año.

PRESTACIONES EN FORMA DE CAPITAL:

En los seguros de vida la diferencia entre la prestación percibida en forma de capital y las cantidades aportadas se beneficiará de una reducción en función de la antigüedad de las primas pagadas.

COBRO DE UN CAPITAL Rendimiento: Capital percibido - Primas satisfechas

ANTIGÜEDAD DE LA PRIMA de más de 2 años el IMPORTE EXENTO es del 40%
ANTIGÜEDAD DE LA PRIMA de más de 5 años el IMPORTE EXENTO es del 75%

La exención del rendimiento se calculará para cada prima anual pagada, es decir, existirán tantos rendimientos como primas anuales se hubieran pagado.

No obstante: Cuando hayan transcurrido más de 8 años desde el pago de la primera prima y el período medio de permanencia de todas las primas haya sido superior a 4 años la reducción será del 75% y se aplicará a la diferencia de la prestación total percibida y las primas totales satisfechas.

En definitiva, para la prestación en forma de capital, el tiempo juega a nuestro favor, reduciendo los impuestos a pagar.

Además, las retenciones que nos aplicará la Compañía de Seguros en el momento de recibir la prestación (en forma de capital o renta) se harán sobre los rendimientos generados una vez aplicadas las reducciones anteriores, y se descontarán en la declaración del I.R.P.F.

UNIT LINKED En el caso concreto de los seguros unit linked que invierten las primas de los aseguradas en carteras, fondos de inversión o cestas de fondos previamente seleccionados por la entidad aseguradora, hemos de saber que, además se puede cambiar la estrategia de inversión variando de una cesta a otra o de un fondo a otro sin tener que tributar por ello.

VENTAJAS FISCALES EN LOS PLANES DE PREVISIÓN ASEGURADOS Y LOS PLANES DE PENSIONES

• Las cantidades invertidas en un Plan de Previsión Asegurado o un Plan de Pensiones, a la vez que mantienen o incluso aumentan el actual nivel de vida tras la jubilación reducen la base imponible del IRPF por la cuantía de las aportaciones realizadas independientemente de la fuente de la que provengan los ingresos (trabajo personal, capital mobiliario o inmobiliario o variaciones patrimoniales).

• El límite máximo de aportación a un Plan de Previsión Asegurado o un Plan de Pensiones es de 8.000 € para personas de hasta 52 años. Para personas mayores de 52 años los límites son los siguientes: 53 años 9.250 €. 59 años 16.750 €. 54 años 10.500 €. 60 años 18.000€. 55 años 11.750 €. 61 años 19.250 €. 56 años 13.000 €. 62 años 20.500 €. 57 años 14.250 €. 63 años 21.750 €. 58 años 15.500 €. 64 años 23.000€. 65 o más años: 24.250 €.

• El límite máximo de aportación a un plan de Previsión Asegurado o un Plan de Pensiones para personas con un grado de minusvalia igual o superior al 65% será 24.250 € anuales. Además el límite de aportación a favor de una persona minusválida será de 8.000 € anuales.

• Las aportaciones al Plan de Previsión Asegurado o al Plan de Pensiones reducen la Base imponible del I.R.P.F. con el límite de 8.000 € anuales para personas de hasta 52 años o las cantidades de la tabla anterior para edades superiores.

• Además, existen casos especiales en los que se puede reducir la Base Imponible del I.R.P.F.

• Adicionalmente, las aportaciones a favor del partícipe que haya podido realizar el promotor de un plan de Empleo reducirán la Base Imponible del I.R.P.F. en la cuantía de dicha aportación con el límite de 8.000 € anuales.

• Los rendimientos no estarán sujetos a tributación hasta que la persona llegue a la jubilación y empiece a percibir la prestación derivada del Plan de Previsión Asegurado o del Plan de Pensiones. En el impuesto sobre el Patrimonio el ahorro acumulado está exento de tributación.